Fiestas

Fiestas aborda los actos de la festividad de la Patrona con la Archicofradía y Esclavitud de Nuestra Señora de los Milagros

Martes, 18 Agosto, 2020 - 10:28

El teniente de alcalde de Fiestas se reúne con el hermano mayor, Daniel Cías, y la teniente hermana mayor, María del Carmen Perdiguero, a quienes traslada la máxima colaboración del área dentro de la normativa a que obliga la epidemia de Covid-19.

El teniente de alcalde de Fiestas del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, David Calleja, se ha reunido con el hermano mayor de la Archicofradía y Esclavitud de Nuestra Señora de los Milagros, Daniel Cías y la teniente hermana mayor, María del Carmen Perdiguero, para abordar los actos de la festividad de la Patrona de la ciudad, Nuestra Señora de los Milagros.

Calleja señala que, al igual que ocurriera con todos los eventos posteriores al carnaval, la salida procesional que se desarrolla habitualmente el 8 de septiembre, día de la Patrona, no podrá celebrarse debido a la epidemia de Covid-19, aunque, subraya, sí tendrán lugar la mayoría de los actos anuales que se celebran en el interior del templo en honor de la Virgen de los Milagros, adoptándose las correspondientes medidas de seguridad, tanto en lo relativo al acceso a la Basílica como en la ubicación y movimientos que se lleven a cabo dentro de la misma.

El edil afirma que la concejalía atenderá las peticiones que efectúe la Hermandad, indicando que el área presentará el cartel conmemorativo, continúa trabajando en la exposición conmemorativa del 400 aniversario de la capilla de la Patrona y estudiará la posibilidad de decorar el interior de la Basílica de cara a los eventos patronales.

El teniente de alcalde de Fiestas agradece el buen trato, la disponibilidad y la comprensión mostrados tanto por el hermano mayor como por la teniente hermana mayor de la Archicofradía, reseñando que Fiestas “espera que todos los actos se desarrollen con la mayor solemnidad y realce posible en el marco de la normativa a la que obliga la epidemia”.

El hermano mayor de la Archicofradía y Esclavitud de Nuestra Señora de los Milagros, Daniel Cías, ha indicado que el encuentro constituyó una primera toma de contacto que sirvió para plantear iniciativas como la presentación del cartel, obra de Gonzalo Carreto, en el transcurso de un acto que acogería el Hospitalito, o la decoración del interior de la Basílica, en virtud de un diseño que realizaría el propio David Calleja. Cías apuntó la intención del teniente de alcalde de que el Ayuntamiento, tal y como sucedía hasta hace unos años, vuelva a ser el encargado de abonar el cambio de flores que se efectúa en el exorno de la Patrona cuando se alcanza la mitad de la octava, momento en el que se sustituyen los nardos ofrendados por los ciudadanos por unos nuevos.

Daniel Cías asevera que la Junta de Gobierno, reunida en cabildo de oficiales, ha acordado, con el visto bueno del rector de la Basílica, ante la prolongación y extensión de la crisis sanitaria, y atendiendo a las recomendaciones de la normativa civil vigente para lograr su control, que los traslados tanto de bajada como de subida de la imagen de Nuestra Señora de los Milagros se realicen sin ningún movimiento de personas, de forma que la imagen sea portada por ocho hermanos de la Hermandad escogidos por la Junta de Gobierno, quedando eliminado el grupo de hachones en dichos traslados.

Cías detalla que para el día 7, en el que tradicionalmente se realiza la ofrenda de nardos, se acuerda suspender las ofrendas durante la Eucaristía, de modo que toda hermandad, asociación o colectivo que desee realizar dicha ofrenda deberá hacerlo desde las 10:00 hasta las 19:15 horas. Las medidas incluyen que el rezo del rosario de la aurora se efectúe en el interior del templo, la sustitución de la procesión por una eucaristía a las ocho de la tarde y posterior procesión claustral y la realización de un acto de veneración a la imagen en lugar del besamanos.

La Archicofradía ha decidido que la imagen de Nuestra Señora de los Milagros se ubique durante toda la festividad en el baldaquino del altar mayor y que el aforo lo controle seguridad privada, asignándole los medios disponibles para asegurar y no superar en ningún momento el aforo permitido. El acto de ofrendas se suspende en todas las eucaristías.

Daniel Cías indica que el único objetivo de las mencionadas medidas es el de salvaguardar la seguridad y salud de toda la comunidad y, en particular, de los fieles y recuerda a todos los hermanos, fieles y devotos la obligatoriedad del uso de la mascarilla.